Pasos a seguir para el cuidado de la tierra para sembrar

Los elementos de la naturaleza son realmente sorprendentes, vivimos en su entorno y son esos elementos que van dando y proporcionando vida, equilibrio y control sobre la naturaleza de nuestro entorno. Hoy te hablare de unos de los elementos más importantes de la naturaleza. ¡El elemento Tierra!

La tierra, está compuesta por suelos, áreas áridas y rocosas, la madre tierra, a pesar de su firmeza y estabilidad, tiene la habilidad de crear y dar vida vegetal, de la tierra pueden nacer plantas, flores, frutos, grandes árboles y mucha diversidad natural que van realzando el entorno ambiental y va dando una estructura a lo que es nuestro ecosistema.

Muchas veces nos preguntamos ¿Cómo es posible que la tierra tenga esa habilidad tan maravillosa de dar vida? ¿Cómo sería ese proceso? ¿Cómo sería posible poder lograr eso? Pues sí, es posible. Esto se debe a la absorción de nutrientes orgánicos que enriquecen las propiedades de la tierra y hace posible el proceso de la fertilización.

¡Claro!, no todos los suelos son iguales, eso depende del tipo de suelo (existen una gran diversidad de tipos de suelos) por lo que hay que tener en cuenta cuales son los más propicios para poder obtener vida de ellos. En este artículo se te enseñara como dar los cuidados de la tierra necesarios para sembrar en ella. Es importante que sigas las indicaciones que veras aquí y tendrás el suelo ideal para ver florecer tus plantas deseadas.

Pasos a seguir para el cuidado de la tierra para sembrar

  • El primer paso que hay que hacer, es acondicionar la tierra para la siembra. Este paso es muy importante ya que si lo que queremos es la floración o fructificación de nuestras plantas, se debe preparar muy bien el terreno a sembrar, tener en cuenta las humedades del suelo, el tipo de suelo, el ambiente, el uso de fertilizantes, clima, temperatura, entre otros.Hay que limpiar muy bien la tierra, liberándola de desechos sólidos y rocosos que pudiesen interferir en el progreso de la siembra, posterior a ello se procede la colocación del abono, estiércol y fertilizantes que aportaran los nutrientes necesarios para la proliferación de las plantas y por último se debe humedecer un poco la tierra (no excedernos en ello ya que lejos de provechoso, puede volverse algo perjudicial).
  • El segundo paso es allanar la tierra, se debe tratar de eliminar los grandes trozos de tierra que fueron creados al momento de cavar, ya listo ese procedimiento, el siguiente paso es esparcir las semillas que quieras sembrar sobre la tierra fácilmente manejable, creando pequeños pozos o surcos, colocando varias semillas por cada uno y por último se procede a colocarle tierra encima para tapar la semilla y ocurra el proceso de germinación de la semilla.
  • El último paso es aplicar los cuidados que requiere la tierra para tener una planta en muy buenas condiciones, sin embargo, hay que tener en cuenta que tipo de tierra es para no exceder o menguar en sus cuidados. Esta la tierra arenosa, que es suave, pero no retiene casi agua del riego, esta la tierra arcillosa, la cual tiene una contextura mas húmeda y rica en nutrientes y esta la tierra franca, la cual se compone por las 2.