Cómo preparar el suelo para el otoño y el invierno

Todo jardinero sabe que la correcta preparación del jardín para la próxima temporada dependerá del rendimiento y la fertilidad de la tierra. El trabajo preparatorio es bastante minucioso e incluye cortar plantas, cultivar la tierra, aplicar fertilizantes y más. Es importante no solo saber qué hacer para preparar el terreno, sino también cómo y cuándo. Así, en este artículo nos centraremos en cómo preparar el suelo para el otoño y el invierno.

Si eres un novato en este tema, te aconsejamos que te diseñes un calendario para el cuidado de tu jardín. Junto con las estaciones, cambian también las necesidades de las plantas, y un buen jardinero debe estar preparado.

La preparación del suelo para el invierno comienza en el otoño

Cada jardinero que se precie de serlo debe saber que, cuando el verano está finalizando, debe cavar el campo libre. Después de esto debe nutrir el suelo con los complejos necesarios para la llegada del otoño.

En otoño, es cuando se debe plantar y poner las raíces a salvo de las heladas con fertilizantes especiales. Para esto se usa estiércol de caballo, gordolobo, excrementos de aves, compost, ceniza, urea, harina de fosforita, etc.

Además de los superfosfatos, que se introducen obligatoriamente en el complejo del suelo en otoño, junto con el agua también se deben reponer los siguientes elementos:

Estiércol de caballo

Es un fertilizante orgánico para invernaderos, huertos y jardines, que fortalece la resistencia de los cultivos a las enfermedades y hace que el suelo sea fértil. Por cada metro cuadrado de suelo se necesita 3 kg de estiércol. Tal «alimento» enriquecerá el suelo con potasio, nitrógeno, fósforo y otros nutrientes antes de que comience la primavera. Agrega estiércol de caballo en el período de otoño en los espacios vacíos debajo de todas las plantas frutales.

Excremento de pájaros

Se debe sacar en forma seca después de excavar el suelo. Tal fertilizante no puede usarse anualmente, ya que es un cáustico concentrado orgánico. Por lo tanto, es suficiente usarlo una vez cada 3 a 4 años.

Ceniza

Es la opción óptima para suelos arcillosos y pesados, de lo contrario existe el riesgo de eliminar potasio (de suelos arenosos, por ejemplo). Usualmente este tipo de fertilizante se usa en la primavera, pero en otoño es posible quemar las hojas caídas. Como puedes ver, es una tarea fácil. Cuando seguimos este procedimiento obtenemos mayor concentración de potasio que la ceniza de madera. Como resultado, obtienes un rico complejo de magnesio, calcio, zinc, cobre y azufre. Aproximadamente 200-300 g de cenizas por 1 m2 serán suficientes si se mezclan con estiércol de antemano.

Compost

Después de la cosecha será necesario eliminar las malezas y cubrir el suelo con una capa continua de compost, sin excavar. Este método es efectivo para la cosecha futura de papas, por ejemplo, o verduras tempranas. Para cubrir y proteger las raíces de los árboles frutales en el jardín, será necesario colocar compost con una capa gruesa y solo en primavera para aflojar los troncos.

Gordolobo

Es un fertilizante disponible para todos los agricultores. En su forma fresca, es mejor extenderlo sobre la superficie del suelo en el otoño, de modo que durante el invierno todos los compuestos de amoníaco estén degradados. Tomarás 5-6 kg de gordolobo por 1 m2. No olvides que, durante el invierno, alrededor del 20-30% de los nutrientes útiles perderán sus propiedades, por lo que es mejor mezclar el gordolobo con compost.

Urea

Se retiene en el suelo hasta la misma primavera, en caso de que el suelo sea pesado. Fertilizante de nitrógeno ideal para plantas ornamentales y vegetales. El grano de color translúcido o lechoso se disuelve en el suelo gradualmente, alimentando las raíces de las plantas durante un tiempo bastante largo, lo que contribuye a su rápido crecimiento.

Sulfato de potasio

Es un fertilizante balanceado para grosellas, moras, fresas y frambuesas. Si lo mezclas con fertilizantes de fósforo o nitrógeno, obtendrás un mejor efecto. Entonces, el frío y las posibles heladas no causarán daños terribles en estos arbustos. Es suficiente verter 30 g por 1 m2.

Turba

Calentará y fertilizará el suelo en otoño. Antes de verter la turba, debe tamizarse y mezclarse para evitar la entrada de larvas, escarabajos peloteros, orugas de color blanco verdoso y gusanos de alambre.

Cloruro de calcio

Es suficiente con utilizar 20 gramos a 1m2, para que tus manzanas y peras te den más fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *